admin

Permanencia

Sigo hallándote, en todo y a diario:
en las rosas, en el camino, en la alacena,
en los rostros que me cruzo por las calles,
en el cielo, si la luna centellea…

Mi fortaleza

Aunque traten, no pueden conmigo
las desgracias, que tanto quisieran
que me rinda y anegue mis pasos,
que me hunda y de la vida reniegue…

¡Únete a la tropa!

Scroll al inicio
Ir arriba