Cuento

Finales felices

Yo soy de ese tipo peculiar de románticos que adoran los finales felices. Así que, por cliché que parezca, tomo asiento en el banco del parque y me dedico a contemplar por igual niños y palomas..

La salud de las arañas

La habitación era claramente siniestra, valga el oxímoron. El cielorraso parecía estar a tal altura que solo podría alcanzarse utilizando un avión y la población de arañas…

¡Mírame a los ojos!

Este cuento es uno de mis clásicos: de los primeros que escribí, pero que he molido y rehecho a lo largo del tiempo. Al ser publicado en Pesadilla, tragedia y fantasmas de neón (Primigenios, 2020), creo que ya lo puedo dejar descansar en paz.

El último recurso*

Con esta noche, ya son tres. Tres días que la pobre Olga está desaparecida. La vida se mueve en grupos de a tres: tres minutos para tomar la próxima bocanada de oxígeno, tres días para vivir sin agua, tres semanas para resistir sin comida. Tuvieron el tiempo del agua para encontrar a Olga, y han fallado…

Siniestro

Caminó por el borde la autopista, aunque en rigor a la verdad habría que decir que se tambaleó como si estuviera borracho. Se sentía más fatigado y nervioso que…

Llamada

¿CF?¿Terror? Este relato es tan atemporal e inquietante que bien puede estar sucediéndote justo ahora…

Ir arriba